Traducelo! ;)

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

27 de agosto de 2016

.

¿Nos damos cuenta? Creo que no.. o quizás pocas veces.
Vivimos sin vivir, vivimos pocas veces. Simplemente sobrevivimos.
¿Por qué? ¿Comodidad? ¿Rutina? Costumbre quizás..
Es difícil salir del molde.
Vivimos en un mundo muy prejuicioso, gente sin autoridad alguna nos critica. ¿Con qué derecho?
Es muy poca la gente de la cual nos debería importar su opinión; y la más importante es la nuestra. Al fin y al cabo somos nosotros los que vivimos nuestra vida, la persona afectada por nuestras decisiones. Pero lo olvidamos.
Es difícil pensar por nosotros mismos, animarnos a tomar una decisión propia sabiendo que a los demás les va a disgustar, molestar..
Somos una secuencia repetida de gente sobreviviendo.
Nacemos, imitamos, morimos.
Dudo que alguien escape a esa regla.
La vida consta de una especie de ciclos repetitivos. Es todo muy circular, casi nunca tomamos decisiones por nosotros mismos. Somos 100% influenciados. Y ni siquiera nos paramos a pensar si nos gusta esa "decisión"
Vemos al tiempo como un gasto, y lo único que hacemos es perderlo.
Me encantaría decir que soy la excepción, pero tristemente soy una más del montón.

27 de enero de 2016

El heladero.

Hace unos cuantos meses, estaba caminando con una amiga por Puerto Madero, cuando pasamos por el puente de la mujer. Dicho puente desde hace un tiempo que se llenó con los típicos candados que colocan los enamorados (imitando tradiciones de otros países). 
Mi primera reacción al ver todos esos candaditos de distintas formas y tamaños fue decir:
 "Te apuesto que más de la mitad de estos candaditos son de personas que ya terminaron."  
Y una voz ajena a nosotras me responde: "¡Pah! Pero cuanto amor que emanas, eh" 
-Es simplemente mi opinión- le respondo
-Pero que una chica de tu edad ya piense así.. Espero que tengan cuidado los chicos que se te acerquen. 
Esa voz le pertenecía a un heladero ambulante que justo pasó por al lado mio cuando hice mi comentario sobre los candados y se puso a charlar con nosotras. 
Esa charla no me cambió la vida, pero si me hizo pensar. Y me quedé con el pensamiento de que sería más lindo no pensar tan negativamente como yo lo había hecho. De que con seguridad no todas las parejas pertenecientes a esos candados seguían juntas; pero seguro que cuando lo colocaron estaban muy felices juntas. 
Y eso es lo importante.